Lo que es el fanatismo

Día de sol, leyendo al brillante pensador chino Lin Yutang (1895-1976), quien estudió en Harvard y, pasando por Francia, se doctoró en la Universidad de Leipzig, la ciudad alemana donde vivo. Su filosofía se libera de las imposiciones académicas, de la severidad y anti-humanismo de la filosofía de la aulas universitarias. Y no por ello se convierte en trivial. Es más, en su sencillez está su profundidad. Uno de esos libros imprescindibles para quien quiere meditar sobre la vida y la sociedad sin caer en estereotipos, sin quedarse enredado en terminología innecesariamente complicada y elitista. “The Importance of Living” (1937) es un libro lleno de sabiduría y tan actual como si hubiera sido escrito ayer. Entre reflexiones sobre el placer de vivir, el cuerpo y el espíritu, las religiones occidentales y orientales, Lin Yutang también intenta comprender las diferencias culturales entre los seres humanos. Para ellos, se inventa una divertida fórmula, y nos invita, por supuesto, a creer o no en ella, a actualizarla o mejorarla. Esta es la fórmula de Lin Yutang que no permite reducir al ser humano y la sociedad a cifras y números (de hecho se opone a ello) sino que quiere ser un juego de aproximación a los fenómenos, para a partir de esta simple observación internarse en un estudio más profundo. Para gracias a este conocimiento aprender a ser más feliz, como individuos y como sociedad:

-En todo grupo humano encontramos cuatro factores presentes en mayor o menor medida según las características culturales: realismo, idealismo, sentido del humor y sensibilidad. De la preponderancia de uno de los factores depende el comportamiento cultural del grupo. La combinación de estas tendencias nos revela el caracter de un individuo o grupo:

realidad – sueños (ideales) = animal

realidad + sueños (ideales) = un dolor de corazón conocido como idealismo

realidad + humor = realismo, conocido también como conservativismo

sueños (ideales) – humor = fanatismo

sueños (ideales) + humor = fantasía

realidad + sueños (ideales) + humor = sabiduría

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *