Paul Auster y Johannes Urzidil

Hoy, 3 de febrero, es el cumpleaños de dos genios a cuyos libros he entrado por sorpresa y de los cuales ya no he vuelto a salir. Dos autores que se han tomado mi vida con sus imaginaciones: Johannes Urzidil (1896-1970) y Paul Auster (1947), el primero un gran desconocido y el otro tan famoso como merece serlo. Ambos escritores de origen judío, Urzidil vivió, sin embargo, el terrible destino de vivir en Praga durante la ocupación nazi. Tuvo que huir de su hogar para malvivir como exiliado en Nueva York (la ciudad de Auster), para seguir escribiendo en alemán para un mundo que lo había expulsado, desde un mundo que lo había salvado pero que no lo comprendía. Y aun así, Urzidil, al igual que Auster, no caería en la moda del cinismo, y moriría a los 74 afirmando que “No se escapa de la desesperanza, del desamparo, el suicidio, demostrando con gran diligencia, en detalle, la nausea, el vacío, la futilidad, la trivialidad tras cada uno de nuestros actos, sino intentando creer en la vida precisamente en virtud del absurdo”.
Para celebrar este día releeré algunas historias de Urzidil y empezaré a leer la nueva novela de Auster “4321” que me espera (lo dice un papelito amarillo en mi buzón) por fin en la agencia de correos de mi barrio. Creo que será un buen fin de semana…
Comparto con ustedes mi foto favorita de Auster, tomada por la brillante fotógrafa Isolde Ohlbaum en Hamburgo en1989. Y la foto de Urzidil con su libro “Die verlorene Geliebte” (La amante perdida, 1956).

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *